General

Dread Mar I: «Me encanta que mi música sea para toda la gente»

Cuando hice Tú sin mí , sentí que había crecido como compositor. Sin embargo, fue algo muy personal, porque la puse última en el disco. Simplemente, me gustaba haberla compuesto. De escucharla ya me cansé un poco, pero de cantarla, no. El día que me canse, no la canto más, aunque pataleen”.

Mariano Javier Castro es Dread Mar I, y su hit se sostiene con una trayectoria que comenzó como cantante de Mensajeros y el comienzo de su carrera solista, en 2005. Editó cinco discos, el último a dúo con Luciano, una de las leyendas del reggae jamaiquino, que viene especialmente a Buenos Aires para tocar con él este sábado en el Estadio de All Boys. “El éxito no me va a cambiar, y te puedo asegurar que antes tenía menos problemas que ahora”, confiesa.

Fue un año más que intenso, ¿no? Me pasó de todo, bro .

Bueno. Muy bueno. Muy malo, también. La moraleja es aprendizaje puro para mí.

Aprender y seguir aprendiendo.

Empezar de cero y que la vida te vuelva a cambiar. Estoy preparado y estoy dispuesto.

Es sorprendente la masividad que tiene tu música, ¿cómo lo tomaste? Es una locura. Cuando te pasa las primeras veces, pensás “hay posibilidades de hacer lo que me gusta, no me equivoqué tanto”. Pero que se vuelva tan grande, que haya oficinas planeando tu gira o gente a cargo… Jamás pensaba que se iba a convertir en eso. Y nosotros veníamos de una cosa independiente. Ahora tenemos que aprender a delegar, lo que menos nos guste y nos cueste. Es sorprendente, cansador y está buenísimo. En algún momento me gustaría poder dedicarme sólo a componer y cantar. Hay cosas que hago porque las tengo que hacer, y son cosas que te traen stress. Siempre me voy a quedar con la música, el estudio, el show en vivo. La parte del negocio prefiero delegarla.

¿Cómo sostener el equilibrio frente a una presión tan grande con tus vínculos? Es difícil poder tener todo. En algún momento tenés que negociar en la vida, y elegir entre dos cosas. No es fácil, ni sencillo. Pero si hay algo que viene de mi infancia conmigo es lo que hago, y termino depurando cómo lo hago y eligiendo lo que me gusta hacer. Es lo que soy. No me serviría de nada, ponele, tener una mujer al lado y no ser quién soy. No poder vivir la vida como me gusta. Estaría viviendo una vida que no es, y después la vida se te pasa y es un arrepentimiento que no vuelve atrás. Me gusta vivir de la música, crecer y hacer cosas. Más allá de que un día no funcione Dread Mar I, me gustaría seguir viviendo con la música. Y si en el camino no se puede todo, sigo haciendo lo que hago.

¿Cómo fue la experiencia en Jamaica? Nunca había ido y fue muy impresionante. Las cosas se dan cuando se tienen que dar y fuimos en el mejor momento. En 2010 tocamos seis shows acá con Luciano, quedó tan buena onda que decidimos grabar un disco juntos. Por primera vez cantó en castellano. Al disco lo regalamos con la entrada al Luna Park y yo le había prometido que cuando lo terminara, se lo iba a ir a entregar a Jamaica. Para nosotros es un gran sueño, él dejó que su carrera esté en nuestras manos, que lo produzcamos, grabemos y hagamos los arreglos de las canciones. Eso habla de una madurez nuestra como artistas, porque hasta que estas cosas no te pasan no te das cuenta. Tiene que venir alguien de afuera y decírtelo. Editamos y viajamos a Jamaica. Luciano nos trató de lujo. Salimos en la radio de reggae más importante del mundo. El tipo es grande arriba y abajo del escenario. Muy generoso. Venía todas las noches a darnos las buenas noches como si fuera nuestro papá. En Jamaica nos encontramos con nosotros mismos, con lo que sabíamos de una cultura que habíamos adoptado como propia en un país que nos era ajeno. Y vimos que elegimos el camino que queríamos elegir.

¿Encontraste contradicciones en esa cultura? Uno viene de una cultura de la religión, que te mete en la cabeza que tenés que seguir sí o sí ciertos parámetros o te van a castigar. El rastafarismo no, es diferente. “Si a vos te parece bien… Está bien”, te dicen. Aunque les parezca mal. “Vos sos el que tiene un arma en la mano… Fijate lo que vas a hacer, depende de vos”. Te ponen a pensar. Creo que así debería ser, más natural. Dios no te va a castigar, vos te castigás. Dios te hizo libre. Queríamos ver cómo estaba nuestra fe, y después del viaje volví con mis ideales más fuertes que antes. Lo que creía antes ahora lo creo el triple. Se trata de obrar bien, con amor, no con maldad. El león es rey porque hace lo que tiene que hacer, y en esta jungla lo primero es el respeto.

Les llegó la hora de cosechar…

Hace mucho veníamos tirando semillas sin pensar, por amor a lo que nos gusta. Y dio una flor, un árbol de frutas. Amo lo que hago y sale de forma natural. Damos todo en cada show, no lo finjo. Hablo espiritualmente, en eso no me miento. Ir a tocar es conectar, yo no voy a la iglesia ni me interesa, pero de esa forma descargo y recibo energía. Me encanta que mi música no haya quedado en un ghetto, que sea para toda la gente. Me gusta mucho y está buenísimo. Algunos dicen “Marian se vendió, ya no hace reggae, hace música romántica”. Pero los dejo que hablen, porque si después viene Luciano, que es el padre del reggae moderno, y graba conmigo, tienen que entender que me avala el número uno. Lo que hago es reggae y original, está a la vista.

El desafío ahora es sostener ese éxito, ¿estás preparado para eso? Como lo siento, esto va a durar un buen tiempo. Porque nos va tocando el mundo cada vez más. Ya no es Argentina solamente. México, Ecuador, Venezuela, Ecuador, Brasil, donde tocamos para siete mil personas bajo la lluvia…

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios