General

The Kills: «El rock es sexo»

No todo en este mundo sucede gracias a Jack White. Sí es verdad que el tipo, una vez más, no se equivocó al elegir la cara y la voz de esa superbanda llamada The Dead Weather: Alison Mosshart es la prueba viva de que el rock visceral, el rock en su faceta más salvaje y primigenia, aún existe pero más, mucho más allá de Jack. En su adolescencia, contorsionándose al frente de Discount (destello punky de la Florida noventosa); en los 2000, gracias a la conexión surgida a partir un cruce azaroso con el violero y cantante británico Jamie Hince (¿por qué sentimos la necesidad de decir que se acaba de casar con Kate Moss?). The Kills comenzó como una eterna zapada a dos violas y terminó siendo una de las propuestas lo-fi más interesantes de la década: agresividad de un garage sintético, oscuridad post punk, toques bluseros y la combinación contrastante de dos voces en un juego sensual. Después del quiebre Midnight Boom (su perfectamente esquizofrénico tercer disco, editado en 2008, con maravillas extremas como «U.R.A Fever» y «Black Baloon»), y con los dos discos de DW en el medio, Alison Mosshart y Jamie Hince llegan por primera vez a la Argentina para presentar su cuarto trabajo, el recientemente editado en nuestro país Blood Pressures.

«Para Midnight Boom tratamos de cambiar nuestro sonido, volver a encauzarlo, especialmente en cuanto a la experimentación de Jamie con las bases y la percusión; Blood Pressures, quizás por eso, nació como prolongación de ese trabajo: en pocos meses lo tuvimos listo». En un sillón del Faena (hotel en donde están parando la mayor parte de los artistas que se presentarán durante las dos fechas del Personal Fest), Mosshart -su pelo ahora entre púrpura y rojo, su carita aniñada y su look cuidadosamente trash-, cuenta un tanto desganada mientras busca consentimiento en su compañero, ahora traicionando su alcurnia british al clavarse un suculento café con leche. En minutos nomás, verá crecer una sonrisa infantil en esa misma carita y se entusiasmará al recordar los comienzos de la banda; ambos liberarán su fanatismo adolescente y discutirán cuchicheando cuál de los integrantes de Fugazi era el mejor para cada uno… Antes de escupir sus entrañas sobre el escenario principal del Personal Fest 2011, esto decían.

A diez años de sus comienzos, ¿cómo recuerdan la primera vez que se subieron a un escenario?
Alison: Uf, recordamos perfectamente nuestro primer show. Fue en un tugurio en Londres: habíamos invitado a todos nuestros amigos a vernos aunque ni siquiera sabíamos qué mierda íbamos a tocar. Estábamos muy nerviosos y ansiosos. Teníamos un par de temas pero… ¡Ni siquiera nos llamábamos The Kills!

Jamie: Por esa época, antes de que definamos nuestro concepto, nos juntábamos en una habitación a zapar y zapar. Dos guitarras. Nosotros dos enfrentados, nada más. En ese momento pensábamos que íbamos a tener una banda acústica.

Alison: JA, sí.

Jamie: No teníamos dinero ni para llevar adelante la típica rutina de agarrar el auto, ir a la sala de ensayo, pagarla, ensayar, volver a casa. Nada de eso. Ensayábamos en una pequeña habitación construida por nosotros, un cerramiento con maderas muy rudimentario que hicimos en un taller de construcción de escaleras. Ahí podíamos zapar durante toda la noche.

¿El libro de fotos que editarán en los próximos meses será una suerte de celebración de la década?
Jamie: El libro será parte de nuestros festejos por los diez años de carrera pero la idea es principalmente la de mostrar el backstage de nuestras giras y, además, poder llevar a cabo un proyecto que plasme y condense los tantos años de relación con el fotógrafo Kenneth Cappelo. Como nuestra idea nunca fue la de incorporar más músicos al proyecto, ni bajista, ni baterista ni nada, pensamos en ampliarlo de manera interdisciplinaria: con fotógrafos, artistas, cineastas, etc. Este libro será un paso en esa dirección.

Todas y cada una de las veces en las que se habla sobre su música aparecen términos relacionados con el sexo, la tensión sexual, la lujuria, ¿son conscientes de que generan ese efecto?
Alison: Por ejemplo, la temática sexual está muy presente en nuestras letras, quizás eso ayude a que desde afuera se tienda a captar esa imagen. De nuestro lado es inconsciente. Supongo que tiene que ver con que así es la esencia del rock, sexual, apasionada.

Jamie: Es cierto que pasa eso pero yo creo que es básicamente porque somos un chico y una chica tocando en una banda. No hay intención de lograrlo. Si, por ejemplo, ves a Simon y Garfunkel tocando juntos, no vas a pensar en que existe una tensión sexual sino en conceptos relacionados con la fraternidad, la amistad, el compañerismo. Con nosotros es al revés y está bien, el rock, originariamente, está relacionado con la idea de sexo, descontrol, lo visceral y primitivo: el rock es sexo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios