General

Roger Waters, al Colón

A juzgar por la obertura y algunas arias que pueden curiosearse con un fácil paseo por YouTube -en versiones seguramente inmejorables del tenor estadounidense Paul Groves, el bajo galés Bryn Terfel y la soprano china Ying Huang-, Ça Ira. There is hope (Todo irá bien. Hay esperanza) es una ópera en tres actos que, como homenaje a la Revolución Francesa, escribió Roger Waters y que por estos días apareció como candidata a estrenarse en el Colón. Es una quimera que lleva en sus genes la impiadosa solemnidad de Carl Orff, pero reblandecidos en el almíbar de Andrew Lloyd Webber.


Los lugares comunes que se escuchan ya desde la indigente obertura podrían llevar al error de creer que Waters no dedicó suficiente tiempo a la composición de su ópera. Nada más lejos de la verdad: el bajista líder de Pink Floyd reconoce haberse tomado nada menos que 16 años en escribir este gran monumento a la grandilocuencia. También admite haberse inspirado en Mahler, Brahms, Prokofiev, Verdi, Donizetti y Puccini, declaración que justifica plenamente el pastiche de la pieza que en sus números corales nos recuerda el estilo gótico de The Wall, pero no nos priva de un paneo pastoral por jardines vieneses (pájaros sampleados incluidos), y otro, más antropológico, por la percusión africana.


La pieza fue presentada por primera vez ante el público italiano, más precisamente en un auditorio romano, el 17 de noviembre de 2005. Y la crítica la describió como “un elefante tratando de levantar vuelo con unas alas desproporcionadamente pequeñas”. Es probable que su estreno en Buenos Aires inspire sarcasmos mayores.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios