General

Tan Biónica: “Queremos ser para todo el mundo”

“Antes sentíamos bronca porque no se nos reconocía, pero entendimos que no era nuestro momento, que todavía no estábamos listos. Ahora sí”. La transpiración, su uniforme y un cigarrillo entre los dedos acentuaban la intención de la frase de Santiago “Chano” Moreno Charpentier, 31 años, cara visible de Tan Biónica, dicha en el backstage del show para más de 80 mil personas en Alcorta y Pampa, el 8 de diciembre del año pasado.

Exactamente cinco meses después dice lo mismo, pero vestido de civil, recién amanecido de la cama de su novia, Celeste Cid, y con una pastilla de nicotina en la boca (“La idea es no tragar humo, pero son una mierda. Prefiero fumar”, explica sobre su intención de dejar el vicio), mezclada en un desayuno de campo servido en un bar de Palermo.

Dos días antes, en los estudios MCL, Tan Biónica ensayaba para la inminente gira (empieza el 8 de junio en Córdoba y llega al Luna Park el 28 y 29 de ese mes) en la que presentarán Destinología: su tercer disco, que sale a la venta el lunes y del que ya estamos escuchando sus dos primeros cortes. Con su bombo en negra y cadencia de fiesta, Ciudad mágica fue uno de los temas del verano. Y ahora, La melodía de Dios, una canción luminosa (y no específicamente divina) con un estribillo que se repite tanto en la radio como en afiches en la vía pública. “Este disco nace apenas terminamos de mezclar Obsesionario (2010)”, apunta “Bambi” Moreno Charpentier, bajista y “director musical” del grupo, tal como lo define su hermano mayor. Seby Seoane (guitarras), “Diega” Lichtenstein (batería y programaciónes) y Germán Guarna (teclados) completan este “grupo de hermanos. Somos todos hijos de padres separados, unidos por la ausencia”, explica Chano. Las nuevas canciones fueron naciendo a medida que las anteriores fueron sumando coros, bajadas, vistas en YouTube.

Ella, Beautiful, Obsesionario en La mayor, Loca … de La Trastienda al Luna Park (tres veces) entre un total de 250 shows a lo largo y a lo ancho del país, en tres años la convocatoria de TB explotó y generó un público: el piberío biónico , una masa hetorogénea e histérica, que va de la chica que llora a los gritos al pibe que va con la novia y canta más que ella, o los niños que llevan a sus padres. “Queremos ser para todo el mundo y que, si te gustan las canciones, puedas venir sin prejuicios. Tenemos un público multitarget”, dice Chano, a lo que su hermano opone: “Pero no somos multigénero. De hecho, no nos consideramos un grupo súper virtuoso”.

Sin demasiado lugar en los medios y con el desprecio del público rockero arquetípico, el crecimiento de TB fue de voz baja a bullicio con episodios similares a los de cualquier banda con más de diez años de existencia: curtirse en el under (“Llegamos a tocar dos veces en Cemento”, recuerda Diega), viajar miles de kilómetros en micros de línea para tocar o cargar sus propios equipos, pero nunca con los brazos bajos. Dice Chano: “Creo que la clave del éxito, para cualquier cosa, es la perseverancia y la paciencia. Y en nuestro caso, mantenernos siempre unidos. Yo era camarero en un restaurant y un día pensé ‘Tengo 26 años y estoy en el horno, ¿qué hago con esto?’. Nuestras familias nos preguntaban cuál era nuestro plan B. Y no, no quería otra. Mientras tanto, nuestros compañeros de colegio ya se habían casado, tenían buenos laburos, guita, un auto. Yo me iba en bici a laburar, después a ensayar un montón de horas…”.

La sala de TB está en Saavedra y tenía equipos de última generación que fueron comprando gracias al boom biónico. Pero la tremenda tormenta de principios de abril arruinó casi todo eso. De nuevo en el desayuno, pero algo más despabilado, Chano cuenta que perdieron “un montón de guita, pero nos sentíamos unos caraduras si nos quejábamos: en la esquina de la sala vive una viejita que normalmente no llega a fin de mes, y ahora, encima, tiene diez mil cosas menos, diez mil cosas qué comprar”.

Y tocaron en el show benéfico que se hizo en el Planetario.

Sí, hemos tocado en otros festivales benéficos, en villas, pero no somos unos espíritus híper solidarios, para ser sincero. Nos obligamos. Cuando hice mi rehabilitación (Chano pasó por una adicción a las drogas duras) me decían ‘hace como si’: ‘hacé como si fueras honesto, hace como si…’ lo que sea, hasta que te sale. Me tengo que comprometer a hacerlo, aunque no tenga la vocación máxima, aunque no me salga del corazón, lo tengo que hacer.

¿Cómo te llevás con la imagen de sex symbol que proyectás?

(Se ríe) No lo entiendo, porque no me veo muy atractivo: cuando iba al colegio, las dos o tres minas que me gustaban no me daban bola. Me quedaba con la cuarta en la lista de las que me gustaban. Ahora es distinto, pero la verdad es que nunca lo aproveché para levantarme a una minita. Noto que, por estar un paso más al frente, el amor se manifiesta mucho más conmigo que con mis compañeros, y me da un poco de culpa. Pero las agresiones también me llegan antes.

¿Te duelen?

La verdad que sí, me quedo más con eso que con un comentario positivo. Soy una persona re insegura y lo malo que me puedan decir es lo mismo que pienso de mí mismo. ¿Escuchaste el dicho ‘Divide y reinarás’? Bueno, nosotros no dividimos nada, pero sabíamos que iba a llegar la oposición en algún momento. Cuando un grupo crece tanto, también crecen las voces que quieren denostarlo.

Fantaseás con que la banda llegue a River, pero casi todos los grupos nacionales que tocaron ahí ya se separaron. ¿Serías solista?

No, ni a palos. No me bancaría una separación, salvo que sea una situación irremediable. Nunca me separaría de mis amigos, que son unos músicos increíbles: Bambi le da vida a las canciones, Diego hace cosas que ningún baterista puede y es más fundamental que yo en el grupo, y Seby tiene una sensibilidad increíble para tocar lo justo, no le importa el virtuosismo. Yo compongo de una manera muy básica, todas mis canciones son iguales. Sé que no me iría bien si me cortara solo…

 

CLARIN ESPECTACULOS

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios