GeneralVideos recomendados

La historia de “No te creo”, el video inédito de Gustavo Cerati que se estrena el día de su cumpleaños

Hace tanto que es lo mismo. Escucharte. Esperando algún domingo. Que nos calme”, canta Gustavo Cerati mirando a la cámara, con todo el poder y sensibilidad en su mirada. Así arranca el video inédito de “No te creo” que se conoció en la madrugada. Un track que formó parte de Siempre es hoy (2002) y donde está acompañado por los integrantes de su banda formada por Fernando Nalé en bajo, Leandro Fresco y Flavio Etcheto en teclados, y Pedro Moscuzza en batería.

A los pocos minutos, este preciado material se convirtió en tendencia, con comentarios desde distintas partes del mundo. El excantante de Soda Stereo es un referente tanto en la Argentina como en toda Latinoamérica. En los últimos días, los seguidores descubrieron unos segundos como adelanto en las redes sociales del recordado artista.

“La idea de publicar este video surgió a partir del sello discográfico que al ver el material le pareció bueno para celebrar el cumpleaños 62 de Gustavo”, destacó Nicolás Bernaudo, director de las imágenes, que trabajó mucho con Cerati en las puestas en escena y visuales.

7Od2X6Gtwvfkhbtmsa22O2Ccky

A pocas horas de su estreno, el realizador sostuvo a La Viola: “No se concibió como un videoclip. Fue para la gira ‘Canciones elegidas’ donde me encargue de hacer los videos para pasar en los shows. Para esta canción se me ocurrió un clip con Gustavo cantando en sincronismo con la pantalla”.

“A él le gustó la idea y lo filmamos después de un ensayo junto a los músicos de ese mismo tour, donde están vestidos con la misma ropa del recital. La idea era que el público pudiera ver lo que pasaba en el escenario como en un espejo”.

“Cuando tomamos la decisión de hacer este visual, lo llamé a Diego Panich, un amigo de toda la vida y con quien hice muchos trabajos juntos, que estaba en dupla con Lemon, otro director, y entre los dos montaron el equipo de filmación. Hicimos todas las tomas en no más de 40 minutos”, contó Bernaudo.

S75Lzxglo5Hoxaeekkvfqzyit4
Gustavo Cerati, en el rodaje de “No te creo” (Foto: prensa Sony).

A diferencia de su antecesor, Bocanada (1999), Siempre es hoy nació en las zapadas que Cerati hizo junto a su banda en el estudio Del Cielito. De aquellas largas jornadas, a las que llamó como “largas sesiones psicodélicas”, el músico preparó los primeros demos, que luego trabajó de forma personal, aportándoles nuevas ideas y arreglos.

Eran tiempos difíciles para el país y el mundo. Aquellos días de trabajo coincidieron con el atentado a las Torres Gemelas, en los Estados Unidos, y la crisis de diciembre de 2001. Esos demos quedaron un tiempo a un costado. Cerati se entusiasmo con la idea de grabar varias de sus canciones bajo un formato sinfónico (11 Episodios Sinfónicos) y la banda de sonido para la película “+ Bien”. Una vez terminados estos proyectos, el músico retomó la idea de Siempre es hoy.

Dr4Rj5Da7Fd7Vo7Pkdylg3D6Ka
Cerati posando durante la presentación de “Siempre es hoy” (Foto: prensa Sony).

“Es otro hito maravilloso dentro de los discos que publicó Gustavo a lo largo de su carrera. Tiene muchas canciones buenas. Quizás es un momento menos guitarrero y más cercano a la electrónica. Su manera de generar canciones y de componer de formas tan distintas que nos tenía acostumbrado. Fue un gran momento de su carrera”, sintetizó el realizador.

 

Para Bernaudo fue recordar historias junto al músico. De compartir largas jornadas de trabajo, giras, anécdotas, en fin, momentos de la vida que atesora para siempre. “Indirectamente, el poder trabajar en algo ligado a él me parece increíble. Lo siento como la primera vez. Me pone muy feliz ver el video y sentir la reacción de la gente. Verlo tan cerca es un orgullo”, concluyó.

(tn la viola)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios